Puede deberse a alimentos o bebidas frías , anginas con placas, placas de pus o con placas en forma de sacabocados, o bien irritación con imposibilidad de poder tragar. Por proceso gripal o frío.

Los remedios que aconsejo y funcionan en el mismo día o, como mucho, al día siguiente son:

Homeopáticos

  • Belladona 9 CH –> Resequedad de la faringe con sed intensa, pero no puede deglutir sin dolor ni dificultad. Dolor muy vivo al deglutir, irradiando a los oídos. Congestión, enrojecimiento billante e hinchazón de la faringe. Resequedad de la faringe con afonía dolorosa. Tos seca, espasmódica, que se agrava por la tarde y antes de media noche.
  • Mercurius corrosivus 9 CH –> Enrojecimiento obscuro de la faringe muy hinchada que impide respirar. Ulceraciones. Adenopatía cervical y submaxilar marcada. Dolores ardorosos en la faringe. Deglución muy dolorosa, aún cuando sean líquidos.

Ingestión en casos agudos de 3 gránulos de cada con intervalo de 1/2 a 1 hora, dejando disolver debajo de la lengua. Ir espaciando a medida que se vaya notando mejoría.

Los gránulos de homeopatía no se deben tocar con los dedos, y si se caen, deben desecharse.

Anuncios

Voy a relatar una de las historias o vida de una paciente que acudió a mi consulta por el diagnóstico médico de “FIBROMIALGIA”.

Esta paciente de nombre R., me da por escrito todas las peripecias ocurridas en su vida, donde cualquiera que lea detenidamente esta biografía, se dará cuenta porqué llegó a este extremo su salud.

“Tengo 48 años y, que yo me acuerde, cuando era pequeña, mi padre me ponía inyecciones de penicilina y ahora dice que tenía catarros sobre todo en lo inviernos.

Soy la mayor de cinco hermanos. Uno ya falleció a los 38 años en accidente de coche. Los otros tres están más o menos bien, en tierras de Catilla, de donde soy. Trabajabamos en el campo de sol a sol, luego las tareas de casa y el cuidado de mis hermanos. Yo, cuando tenía 15 años, me puse a trabajar en una cerámica porque el campo no nos daba para mucho y ayudaba en casa con mi sueldo para comer. Con 18 años me marché a Suiza, comencé a trabajar en un hotel planchando ropa de mucha gente famosa. Yo estaba encantada, para mí trabajar allí era como unas vacaciones, después de trabajar en las tierras de Castilla. Por entonces me salió un pequeño tumor en el nervio facial izquierdo, no me dolía pero yo lo tocaba y cada vez era más duro y más grande. Fuí al médico del personal y me dijo que no lo quitara, que no tenía importancia. Yo me seguí tocando y cada vez era más duro.

Me casé en otoño de 1979. Mi hijo nació en 1980, el parto fué muy bien, pero cuando mi hijo tenía 3 meses, en un control de rutina, me dijeron que tenía que hacer un escáner, porque seguro que era un tumor interno y que lo tenían que quitar. El resultado fué que tenían que operarme porque crecía para adentro y podía quedar sorda, o llegar al cerebro. La operación fué fatal, me quitaron el tumor, era mixto, no era maligno, pero me dejaron una parálisis facial muy severa y cuando me miré en el espejo, casi me desmayo. No podía casi comer, porque la boca la tenía toda torcida y paralizada, el ojo izquierdo lo tenía completamente abierto y cogí muchísimas infecciónes en él. Estuve comiendo a base de papillas como los bebés durante un tiempo. Luego me operaron otra vez para hacer un injerto y mi parálisis se fué yendo un poco. Comencé a comer normalmente y mi ojo es hoy el día que aún no lo cierro del todo bien. Nunca dejé de trabajar, menos cuando estaba en el hospital. Transcurridos 8 años, comencé a notar de nuevo el bulto que tanto conocía, no esperé y me fuí al médico. Entonces trabajaba en un famoso hospital y ya me defendía bien con el francés. Me dijo que tenía que ooperar y hacer el inferto en la misma operación. Fué muy duro, diez horas de quirófano y de nuevo la cara paralizada. Mi hijo nació por entonces, cuando mi operación tenía 3 meses. Luego comencé acupuntura por la cara. Y hoy en día nos estoy del todo bien, pero no me quejo, por eso, después de un año tuve una pequeña depresión y comenzaron a darme ansiolíticos. Fuí fuerte y la superé, seguí con mi vida, mi trabajo y mis hijos, los dos están bien de salud.

En el año 1995 nos vinimos para España. Mi marido no quería que nuestros hijos se quedasen para siempre allí. Mis hijos se adaptaron muy bien y mi marido también. Yo no podía parar de pensar en lo que había dejado allí: amistades, trabajo, libertad y, sobre todo, el orden y la puntualidad de aquel país.

Al volver a España comenzó a dolerme todo el cuerpo. Había días que no me podía mover. La reumatóloga me diagnosticó “ARTRITIS REUMATOIDE”. He tenido menopausia precoz a los 42 años.

No sé la cantidad de médicos que he pasado de la Seguridad Social y de pago. Cada uno te da su versión, pero eso sí: mucha medicación. Estuve ingresada 15 días y me miraron de todo el cuerpo. Vamos, que menos bien, tengo de todo. Yo me encontraba cada vez peor, no podía caminar, casi no podía hacer las cosas de casa y, sobre todo, muy cansada y sin ganas de vivir. Mi familia siempre me ha apoyado mucho.

LISTA DE ENFERMEDADES:

  • Discapacidad múltiple por artritis reumatoide.

  • Osteoporosis.

  • Cifoescoliosis.

  • Colitis ulcerosa.

  • Hernia de hiato.

  • Escoliosis

  • Jaquecas cervicales.

  • Depresión.

  • Y lo último que me han diagnosticado: fibromialgia.

Todo con sus medicamentos, claro.

Cortisona, ansiolíticos, antidepresivos, antiinflamatorios, hierro, calcio y no sé cuántas cosas más. En mi casa no tenía un botiquín, tenía una farmacia. Y, así y todo, cada vez estaba peor. Hasta he tenido taquicardias, insomnio y no me acuerdo de cuántas cosas más. Así, durante 12 años.

Hace 7 meses tuve la suerte de ir a un naturista y estoy mucho mejor. La medicación la he ido dejando poco a poco; hoy en día, no tomo nada de nada de medicación y me encuentro mucho mejor.

Pesaba 67 kg. Y hoy peso 56, para una estatura de 1,52 cm. está bien.

Aún estoy en tratamiento, no como carne ni bebo leche ni sus derivados. Como verduras, ensaladas y mucha fruta. Me encuentro muy bien aunque no esté al 100%, por lo menos ahora no me estoy poniendo loca con tanta medicación y todo lo que tomo es medicina natural. Espero seguir así por lo menos, como ahora, si no mejor.”

Bien, una vez leída esta autobiografía creo que ya no se necesita nada más para ver el origen de los problemas de esta señora.

    El primer paso que he utilizado ha sido:

  1. Cambio total de sus hábitos alimenticios, tema básico para una correcta asimilación de nutrientes.

  2. Abandono total de lácteos de origen animal.

  3. Depuración de órganos diaria: riñón, hígado, bazo y pulmón.

Esta señora, llegó a la consulta con una bolsa llena de los medicamentos que estaba tomando y era un cóctel de 26 diarios. Le he hecho una selección, para que teniendo características similares se lo indicara al médico y se los retirara. Se quedó con 13 medicamentos, que a las 2 semanas de consulta los tiró todos.

Aquí vemos la intoxicación que podía tener esta señora R., sobre todo a nivel de hígado y riñón.

El tratamiento fué acupuntura para eliminar el problema principal, la “depresión”, que duró 10 sesiones. A partir de la 2ª sesión R. ya comenzó a comer con apetito, ya podía caminar sin muletas y sin cansarse unos 100 mts.

La trataba con kinesología todas las semanas. Una vez que comenzó a reirse y encontrarse mucho mejor, inicié el tratamiento de osteopatía para corregirle la columna y los tobillos, de los que la habían operado, pero que no podía estar ni 2 minutos de pie sin moverse, por problemas tendinosos.

A partir del segundo mes de tratamiento, comenzaron a desaparecer todos sus problemas de salud.

Ahora viene de vez en cuando, recordamos un poco su pasado y su vida acutual y me gustaría que la vieseis, lo feliz que es.

Veis, su problema principal la “depre” ha sido el origen de todo lo que ella había acumulado, desde tumores hasta la fibromialgia.